*Robo de Identidad: 5 consejos para reducir el riesgo *

Escrito por Staff de Symantec

Imagine la siguiente situación: está a punto de llevarse a casa el coche que tanto deseaba  cuando el vendedor le da una mala noticia: no le otorgaron el préstamo. El vendedor le muestra "su" informe de crédito que presenta diversas cuentas no pagadas. Hasta hoy, usted creía que tenía un crédito perfecto.

Pero ¿cómo sucedió esto? La respuesta la podría encontrar entre aquellas personas que fueron víctimas del robo de identidad en los últimos años.

El robo de identidad puede ocurrir en cualquier lugar, pero es más común en Internet. En estos ámbitos, los criminales husmean para encontrar información personal que almacenó en su equipo de cómputo, o le roban la información de su cuenta que ingresó en línea para realizar distintos pagos, para comprar las más recientes ofertas en Internet o para registrarse en un sitio Web.

Una vez que los ladrones de identidad disponen de los datos más importantes, muchos de ellos tienen la capacidad de usar la información y su identidad para abrir cuentas de tarjeta de crédito, solicitar líneas de teléfonos celulares, realizar apuestas, compras en línea, pedir préstamos o quizá obtener algún otro tipo de crédito sin que usted lo sepa.

Ante este panorama, no es necesario desconectar su equipo de Internet, sino más bien tomar medidas para reducir el riesgo de robo de identidad y mantener su información sensible segura. A continuación algunos consejos:

1. Manténgase alerta: ¿Alguna vez recibió un correo electrónico que parece ser de su banco o de su sitio de subastas en línea favorito que dice "Debe restablecer su acceso a la cuenta", “Su contraseña de su cuenta de banca en línea debe ser cambiado/verificado” o "Su número de tarjeta de crédito está a punto de caducar"? La mayoría de estos correos electrónicos en realidad los envían phishers o estafadores quienes hacen hasta lo imposible para crear e-mails fraudulentos similares a los de los bancos o establecimientos comerciales.

Estos vínculos en los correos electrónicos fraudulentos podrían parecen legítimos, pero en realidad, muchos de ellos dirigen a los usuarios a un sitio Web falso donde ingresan su información con la finalidad de robársela. Por tanto, elimine correos electrónicos que le soliciten proporcionar información importante, ya que las empresas legalmente constituidas y conocidas nunca le pedirán que proporcione los datos de su cuenta a través de un correo electrónico. En caso de duda, también puede hablar al establecimiento o empresa en cuestión para verificar la legitimidad del correo.

Otro aspecto con el que debe tener cuidado con el spyware. Estos programas se introducen en su equipo a través del correo electrónico y de los mensajes o ventanas emergentes, conocidos como pop-ups. Luego, reúnen información a medida que usted escribe, estos programas capturan la información tecleada y envían sus contraseñas y otros datos importantes a hackers maliciosos. Para combatir a los ladrones de identidad que usan el spyware, recomendamos descargar e instalar programas antispyware que protejan su equipo e identidad.  La mayoría de los fabricantes tienen versiones de prueba y son una buena opción para que pueda elegir el que más le convenga.
 
2. Controle su información: Esto es clave: no es necesario proporcionar su fecha de nacimiento, dirección ni número telefónico para navegar en Internet. En general, sea reticente a proporcionar datos en línea y siempre lea la política de privacidad del sitio para saber si es necesario, y por qué debe proporcionar sus datos y cómo se usarán.

También, controle sus cuentas. Por lo general, los usuarios en México tienen derecho a solicitar una copia gratuita de su informe crediticio al año, aproveche esto y verifique que la información en el informe es correcta. Tomando estas medidas adicionales, detectará posibles señales en caso de que alguien robe su identidad.

3. Establezca contraseñas seguras: Si su contraseña incluye palabras del diccionario, su fecha de nacimiento, el año en que se graduó, el número de su casa, o el nombre de alguien cercano (incluso si está deletreado al revés) un ladrón puede descubrirla fácilmente o con la ayuda de un software especializado.

Siempre hay que usar contraseñas seguras, de preferencia con más de seis caracteres y combine letras y números o símbolos. Esto es especialmente importante cuando se trata de cuentas en línea y archivos confidenciales en su equipo. Por ejemplo, puede crear una contraseña similar a algo que pueda recordar fácilmente: como la letra de su canción favorita, pero deletreada con letras y números. Por supuesto, la contraseña más segura es inútil si permite que otras personas la vean, por tanto evite guardar sus contraseñas en su equipo ni cerca de él o dejarlas a la vista de otros, pues esto sería similar a dejar la llave de su casa en la puerta de entrada.

4. Desconfíe de las solicitudes de dinero: Puede ser evidente, pero miles de personas cada año caen en estas estafas financieras en línea. En muchos de estos casos, los correos no deseados pueden solicitarle que contribuya en obras benéficas no conocidas, que ayude a alguien que está en peligro o enfermo, a alguien que recibió una herencia o que se involucre en ofertas de bienes inmuebles en otros países. Todas estas estafas tienen una cosa en común: le piden que proporcione su información de cuenta bancaria en línea o su tarjeta de crédito a alguien que no conoce. Una vez que el estafador tiene su información, puede usarla para vaciar su cuenta bancaria o cometer otros tipos de fraude.

Para estar seguros, no responda a correos electrónicos que le soliciten proporcionar su número de cuenta bancaria o dinero. Por ejemplo, si desea donar en una obra benéfica, contribuya directamente a través del sitio Web de la institución o póngase en contacto con ellos vía telefónica.

5. Utilice software de filtrado: Su instalación le ayuda a evitar que usted o alguien más que utilice su equipo proporcione su dirección, teléfono u otra información personal a través del correo electrónico o la Web. Sin embargo, recuerde que la tecnología debe acompañarse de mejores prácticas y asegúrese de que usted y personas cercanas entiendan de la importancia de ser cautelosos con la información personal. Asimismo, evite enviar números y claves de tarjetas de crédito o cuentas bancarias vía correo electrónico, especialmente de lugares públicos o cuando no se cuenta con una solución de protección integral que evite que otros vean sus datos.